Solución física para el dolor psíquico

8235524781_21d02805e5

En varias ocasiones les he hablado sobre la importancia y el efecto positivo que trae consigo sentir dolor y otras emociones negativas. Hoy quiero tocar un tema que, si bien no se ve mucho, sucede más de lo que imaginamos, sobre todo bajo la falsa idea de que el dolor se debe esconder y no sentirse. Las autolesiones, mejor conocidas como el “cutting”, son un fenómeno que se encuentra en auge. Esta práctica, de rascarse fuertemente o cortarse la piel, es un intento por controlar las emociones y los sentimientos, lo cual para algunos resulta del manejo de la ira o de la vergüenza.

Contrario a lo que muchos creen, lo anterior no corresponde por regla de tres a un llamado de atención, a un tipo de manipulación o a un intento suicida.

La Sociedad Internacional para el Estudio de las Autolesiones, define la autolesión no suicida como: “la destrucción deliberada, directa y autoinfligida del tejido corporal, que resulta en daño tisular inmediato, para fines no socialmente autorizados y sin intención suicida”.

Hay situaciones en las que existe un dolor emocional muy fuerte afecta a una persona que no cuenta con las herramientas para controlarlo, por lo cual decide mejor impartirse dolor físico y, por ende, distraer el psíquico. Así, existen casos en los cuales, ante el sentimiento de sentirse vacíos y “muertos en vida”, se recurre a la autolesión, paradójicamente, para preservar la vida.

Me gustaría describir el cutting como una práctica in crescendo, pues se comienza con heridas superficiales, hechas con agujas o plumeros, y se termina con el uso de cuchillos o navajas, y con heridas más profundas.

Las personas que realizan esta práctica no deciden un buen día hacerlo para probar. Nuestras acciones dependen de nuestro pasado, de nuestras vivencias y, de todo lo que hemos aprendido y lo que aun permanece en nuestro inconsciente, y no conocemos. De esta forma, los factores de riesgo pueden incluir: abuso sexual, violencia intrafamiliar, tanto física como psicológica, depresión, ansiedad, trastornos alimenticios, baja tolerancia a la frustración, baja autoestima e, incluso, el abuso de sustancias, entre otros.

Estas personas utilizan el cutting para regular las emociones negativas, para calmarse cuando se agobian o cuando hay demasiado estrés, pues son personas que se les dificulta el manejo de sus emociones e interiorizan tanto el dolor, que necesitan sacarlo por otra vía, desplazándolo al cuerpo (esta práctica es muy común en las personas que padecen Trastornos de la Conducta Alimentaria).

Por otra parte, no es mentira que también existen quienes utilizan el cutting como autocastigo, para llamar la atención o para ser parte de un grupo.

Este comportamiento usualmente comienza en la adolescencia y continúa por un tiempo en la edad adulta. Aún si el objetivo de la autolesión no es un intento suicida, es importante no descartarlo, teniendo en cuenta que los adolescentes tienden al acto, por lo cual se debe vigilar y controlar, para evitar una muerte accidental.

Distintas investigaciones han demostrado que las autolesiones son fisiológica y psicológicamente adictivas.

Por lo anterior, es importante enseñarles a los niños desde pequeños, y no esperar hasta este momento, a que sientan sus emociones negativas; a que sientan dolor, a que se frustren, enseñarles herramientas que los ayuden a buscar soluciones alternas para controlar su dolor psíquico.

Al detectar alguna herida de este tipo y luego de descartar el intento suicida, se debe trabajar en el conflicto que el adolescente o el adulto está experimentando y en las defensas que está utilizando, pues muchas veces no es a sí mismo a quien quiere hacer daño, sino a otros, por lo cual la terapia de familia es esencial.

En psicoterapia nos centramos en traducir aquello que ocurre físicamente en palabras. Pues al ponerle nombre a aquello que se siente, se está dando un paso inmenso hacia la autorreflexión y al autoconocimiento.

Es importante ser directo con la persona en cuanto a la preocupación, ya sea como padre, madre o cuidador. En estos momentos solo queda guiarla para que acepte estas emociones, las haga parte de su vida, y logre encontrar otras maneras sanas para adaptarse y sobrevivir.

Autor: laventanaamilocura

Cotidianidad y Psicología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.